F. A. Q

Cómo organizar un evento eco responsable

El fin de semana pasado disfruté, como otros 30 000 asistentes diarios, del Festival Internacional de Benicàssim. El evento contó con un cartel de primera línea y conciertos memorables que auguran larga vida al festival. Buena señal, el festival cumplió un año más con su público. Sin embargo el FIB tiene una deuda pendiente con el medio ambiente. El desarrollo sostenible brilló por su ausencia. Hay muchas cosas que se podrían mejorar sin gran esfuerzo y otras tantas que con un poco de compromiso podrían dar resultados significativos. Este post va dedicado a los organizadores del FIB, pero espero que sea de utilidad para todos vosotros. Para fines prácticos, dividiré los consejos en tres etapas: preparación, desarrollo y evaluación.

Preparación

La fase de concepción es un momento crucial para el éxito de un evento eco responsable y también es el momento de organizar los recursos que se van a utilizar. Es el momento de tomar las decisiones adecuadas en cuanto a la elección del lugar, los proveedores, los transportes y logística, medidas para incentivar la solidaridad, sensibilizar e informar.

  1. Elección del sitio – si el evento se desarrolla durante varios días, se deberá elegir una sede con suficiente oferta de hospedaje para limitar al máximo el uso de transportes contaminantes. Además, en el sitio web del evento, se pueden proponer opciones de compartir transporte o proponer alojamientos ecológicos.
  2. Materiales de comunicación. Incluso para dar a conocer el evento, los criterios ecológicos y de cuidado del medio ambiente son cruciales. Cuestiones como la elección del papel a utilizar (reciclado o certificado), el tipo de formato, la elección de color y tintas son importantes. Además podemos privilegiar el contratar a un impresor local y elegir una difusión de folletos segmentada para asegurarnos de entregar el material correcto a la persona adecuada. Pequeños detalles como una chapa o gafete sin nombre que se pueda reciclara cada año también son importantes. Se trata de una serie de parámetros a considerar que pueden hacer una diferencia al final del evento.
  3. En cuanto al uso de transportes, es parking-biciimportante tener en cuenta los detalles. Algunos visitantes pueden desistir del uso de bicicleta debido al riesgo de que sufra daños durante el evento o incluso de no encontrarla al final del mismo. Una alternativa es habilitar un parking de bicis con seguridad reforzada o a ser posible algún vigilante. (¡y comunicar de su existencia!). En temas de transporte, se pueden realizar convenios con la compañía de transportes o tren local para otorgar mejores tarifas a los asistentes o bien imaginar un sistema de coche compartido y poner un sitio web a disposición de los asistentes. El parking del FIB era de un tamaño considerable y bien visible, desafortunadamente no se podía decir lo mismo de un parking de bicicletas.
  4. Separar y reciclar la basura. Es bien sabido que durante los eventos se genera una enorme cantidad de desperdicios, por ello es importante asegurarse que las indicaciones para separar y reciclar la basura son lo suficientemente claras. Además, realizar un esfuerzo especial de comunicación sobre el reciclaje puede reforzar la imagen del evento como encuentro responsable y sensibilizar al mismo tiempo sobre buenas prácticas medioambientales. Ecoembes y el FIB produjeron carteles incentivando al reciclaje, un buen comienzo pero hace faltan mensajes que se adapten al perfil del público y que respondan a sus motivaciones. En una entrevista (en francés) Mickaël Dupré explica que algunas personas tienen mayor dificultad para reciclar que otras y cómo se puede incentivar al reciclaje gracias a diversas técnicas sociológicas y de comunicación que permiten realizar una comunicación eficiente.
  5. Utilizar vajilla reutilizable. La venta de vasos o platos por una cantidad simbólica que luego puede ser recuperada es una opción para generar menos envases y al mismo tiempo reducir costes. Se trata de un pequeño cambio que puede hacer mucho, sobre todo evitar la gran cantidad de vasos desechables que se acumulan en el suelo.
  6. Compostar – Una vez que se ha conseguido una adecuada separación de residuos, es más fácil habilitar zonas de “composte” que pueden ser visibles. El folleto de la ADEME explica un caso original, durante el evento Transat Jacques Vabre en 2011, utilizaron el mosto de café para crear pequeños pelones de pasto. ¡Una opción divertida y original!
  7. Alimentos – Quien dice evento dice también previsión de comida. Para ello se deben privilegiar productores locales y bio, así como la selección de frutas y verduras de temporada. Además, es una estupenda ocasión de trabajar con asociaciones locales de reinserción social para la preparación de alimentos o previsión de un equipo de soporte en el evento.
  8. Energía – Existen actualmente una gran cantidad de opciones en materia de iluminación LED que, aunque al principio pueda representar un coste más elevado, al final puede reducir el gasto energético a una quinta parte de aquello que se consumiría en circunstancias tradicionales.

manifiesto-eco-festivaleroEl desarrollo del evento.

  1. Desmontar el evento
    1. Las soluciones ecológicas deben estar pensadas para que, una vez terminado el evento, sea posible dejarlo todo como en su estado inicial. Al montar un stand habrá que pensar en la reutilización de los materiales e incluso en utilizar materiales reciclados. Existen por ejemplo soluciones de mobiliario reciclado para dichas ocasiones. Si se elige una de estas soluciones, habrá que poner especial atención en que los proveedores posean las certificaciones necesarias (FSC o PEFC)
    2. Si por cuestiones de logística o de transporte es imposible reutilizar el mobiliario del evento, siempre se podrá llamar a alguna asociación local para que reutilice o redistribuya el material, seguramente habrá alguien deseoso de darle una segunda vida.
    3. Tuve el placer de participar en la organización de Salon de la Solidaridad en París, y un buen ejemplo de la reutilización fue la puesta disposición de toda la moqueta para quien se la quisiera llevar. Cerca de x metros de moqueta que se utiliza una sola vez y comúnmente va a la basura, pero en esta ocasión pudo seguir siendo útil para alguien más.

Evaluación

  1. El objetivo de la evaluación del evento es contabilizar el impacto medioambiental y social ocasionado así como los daños evitados gracias a las acciones realizadas. De esta forma es posible tener una idea de lo que se ha hecho y de lo que se podría hacer para reducir el impacto en futuras ocasiones. Además organizar una encuesta de transporte durante el evento dará elementos para contabilizar el gasto energético y definir mejor el perfil del visitante.

Estas son sólo algunas de las pistas que propone la Agencia Regional del medio ambiente de Normandía Francesa de la Energía, ADEME para organizar un evento responsable. Hay muchas más cosas por hacer en materia de comunicación responsable, puedes dejarme un mensaje en los comentarios, escribirme por mail, Twitter o paloma mensajera para que te cuente más.

¿Has tenido alguna experiencia en la organización de eventos sostenibles? Anímate y comparte algunos consejos.

2 comments

  1. Excelente artículo! Todos los festivales y, en general, grandes espectáculos deberían seguir estos preceptos para que su celebración tuviera el menor impacto posible sobre el medio ambiente.

    En cuanto a la celebración del FIB, hay varios aspectos que complican de por sí llevar a cabo una celebración sostenible del evento. El primero y más importante es la ubicación del festival, de difícil acceso y bastante mal comunicado al estar separado de Benicàssim por una autovía y flanqueado del otro lado por las vías del tren. Esta ubicación, y la obligación de tener que pasar por un puente, complica bastante la posibilidad de acceder en bici al recinto. De seguridad ya mejor ni hablamos pero la combinación de ingleses + alcohol + bici + autovía/vía del tren puede ser mortal, en el más amplio sentido de la palabra.

    En lo que a nuestra participación respecta, solo apuntar que nuestro desplazamiento desde el alojamieto al festival no podía ser más ecológico: andar sigue siendo sostenible xD Pero lo que siempre recordaré con cariño es el eco-granito de arena que pusimos con el reciclaje del vaso de litro de cerveza. Creo que lo rellenamos dos veces y podía haber sido alguna más, pero la intención es lo cuenta.

    Eco-friendly o no, GRAN FIB!!! Repetiremos :)

    Un abrazo,
    Sara

    • Muchas gracias Sara. Es cierto que la ubicación del festival en nada favorece el uso de la bici. Se trata de un problema de infraestructuras porque en realidad es un recinto que se utiliza con frecuencia. Considerando lo deportista que es la gente en Benicassim (como pudimos constatar el domingo por la mañana), estoy segura que un anillo ciclista sería muy apreciado y utilizado.
      Por cierto el domingo se me ocurrió preguntar si los crêpes de la feria del Jardín de las Tullerías se preparaban en el momento o no y la vendedora reaccionó un poco igual que nuestro amigo paellas-congeladas-jamás-mientras-yo-viva. Ya, lo sé, debo dejar de preguntar esas cosas pero es que como dicen en mi tierra: “la burra no era arisca, los palos la hicieron…” jaja

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Scroll To Top